Sistema de capas en el ciclismo

Protegernos del frío y la humedad marcará la diferencia entre seguir disfrutando de la bici o convertir las salidas en un auténtico calvario. Vamos a ver cómo elegir la ropa de ciclismo para montar en invierno.

Imagen: Gore Wear

¿Por qué varias capas?

El problema más importante al que nos enfrentamos cuando realizamos actividades al aire libre es la regulación de la temperatura corporal. Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que es mucho más efectivo utilizar dos o tres prendas finas que una sola prenda gruesa. En primer lugar, porque nos aportan mayor aislamiento, debido al aire que se almacena entre ellas. Y, en segundo lugar, y más importante aún, porque podremos añadir o quitar prendas, según la temperatura o las condiciones meteorológicas. Esto es lo que se denomina, el sistema de capas.

Y el factor que nos ha permitido perfeccionar este sistema de capas son los nuevos tejidos sintéticos y, sobre todo, las modernas membranas técnicas aislantes y transpirables.

Con estos materiales, se ha desarrollado la teoría de las tres capas. Según esta teoría, para protegernos del frío y de la humedad, que son los que pueden provocar que perdamos calor y entremos en hipotermia, necesitamos vestirnos con tres capas que actúan en conjunto y con una función específica cada una. Aunque estas capas no siempre van necesariamente en tres prendas distintas.

Pero vamos a analizar cada una de las tres capas y luego veremos ejemplos y soluciones aplicadas al ciclismo.

Las tres capas en ciclismo

La PRIMERA capa es fundamental. Su principal función es la de mantener la piel seca, evacuando el sudor de forma rápida. Suele ser una camiseta de manga corta o larga que tiene que estar en contacto directo con la piel y lo más ajustada posible y tiene que tener estas características:

  • Secar de forma muy rápida, lo que se consigue con tejidos hidrofóbicos como el polipropileno o el coolmax.

  • Ser muy confortable. Para ello, tiene que ser agradable al tacto, darnos total libertad de movimientos y evitar roces por las costuras o por un hilado o tejido basto.

La SEGUNDA capa es la encargada de mantener el calor corporal. También debe ser muy transpirable para no acumular humedad y tenemos distintas opciones que luego veremos.

La TERCERA capa tiene la función de aislar el conjunto del agua y el viento. Elementos que pueden bajar muy rápidamente y de forma drástica nuestra temperatura corporal. Y, si esto ocurre, tenemos dos problemas:

  • El primero, que el organismo, como autodefensa, empieza a utilizar la energía para generar calor y reduce nuestra capacidad de mantener el ejercicio.

  • Y, el segundo, que si no somos capaces de mantener la temperatura corporal podemos entrar en hipotermia, algo que puede llegar a ser muy peligroso y tenemos que evitar por todos los medios.

Cómo elegir las capas para ciclismo

En el caso concreto del ciclismo, la elección de prendas es aún más importante, pues es una actividad aeróbica que alterna momentos de alta y baja intensidad y condiciones cambiantes de temperatura y humedad. Tenemos que evitar tanto el frío como el exceso de calor que nos provocará una sudoración excesiva y la retención de humedad que nos enfriará rápidamente en cuanto bajemos la intensidad en una bajada prolongada o en una parada.

Primera capa

Es imprescindible en invierno y un error demasiado común es elegir una prenda que no reúne los requisitos adecuados arruinando las cualidades de la mejor chaqueta técnica. Una camiseta de algodón, por ejemplo, es una auténtica esponja para el sudor que nos mantendrá húmedos y helados por mucha calidad que tengan las otras capas. La capacidad térmica de esta primera capa dependerá de la temperatura exterior y puede ser una ligera camiseta técnica que solo busque evacuar el sudor o una camiseta térmica que, aparte de mantenernos secos, empiece a proteger nuestro calor corporal.

Imagen: Camiseta térmica Specialized Seamless LS Ver ficha

Segunda capa

Será un maillot de manga larga o chaqueta y su nivel de protección térmica dependerá del tipo de actividad y las condiciones en las que vayamos a montar. Es la más difícil de elegir y, para ayudaros en la elección, vamos a analizar las distintas situaciones:

  • Para rutas sin grandes sobresaltos en la intensidad o entrenamientos largos, en los que no haya previsión de temperaturas muy bajas o lluvias intensas, podremos utilizar solo dos capas: una camiseta térmica y una chaqueta que nos mantenga calientes en todas las circunstancias. Para ello, será imprescindible que la chaqueta cuente con una membrana técnica de calidad que nos garantice protección contra el viento pero con una gran transpirabilidad, para evacuar el sudor y regular el exceso de calor cuando subamos el ritmo o afrontemos subidas. Así evitaremos que la humedad cree el efecto botijo que nos enfriaría rápidamente. Las mejores prestaciones para este tipo de prendas las encontraremos en las membranas Gore WindStopper y su reciente evolución, Gore Tex Infinium, con protección total contra el viento y resistencia al agua manteniendo un altísimo nivel de transpiración.

  • Para rutas y entrenamientos muy exigentes tendremos que elegir como segunda capa una prenda más ligera y muy transpirable que podremos complementar con la tercera capa cuando sea necesario. En este caso, la segunda capa puede ser un maillot de manga larga o una chaqueta ligera.

  • Para carreras de alta intensidad y corta duración, como las de XC o Ciclocross, es habitual que los corredores lleven un camiseta técnica y, como segunda capa, el maillot corto y unos manguitos o un maillot de manga larga. Solo en situaciones de frío extremo o lluvia se suele llevar una tercera capa, casi siempre un chaleco, que también puede servir para los primeros momentos, hasta entrar en calor, y para los descensos y paradas.

Imagen: Maillot de manga larga Scott Bike Rc Warm L/S Ver ficha

Tercera capa

Elegiremos una prenda que termine de completar el equipo para adaptarse a las condiciones que nos vamos a encontrar. Siempre es recomendable que tenga como base una membrana de calidad, bien cortavientos o impermeable, pero siempre transpirable y que sea ligera y fácil de guardar. Según la actividad y la temperatura podrá ser un ligero cortavientos con mangas o sin ellas, un chaleco térmico o una chaqueta impermeable para lluvia o nieve. Gore ha desarrollado distintas versiones de sus membranas para adaptarse al nivel de actividad física y, para una actividad tan intensa y cambiante como el ciclismo, tenemos que destacar el Gore Tex Shakedry que alcanza la mejor relación entre impermeabilidad, ligereza y peso del mercado y lo podemos encontrar en la gama de chaquetas de Gore Wear.

Imagen: Chaqueta Gore GTX Shakedry 1985 Viz Ver ficha

Culotes para invierno

Las piernas son el elemento más activo en la práctica del ciclismo y, normalmente, con unas perneras o un culote largo térmico será suficiente. Pero para condiciones extremas encontramos también culotes con membranas en zonas estratégicas.

Imagen: Gore Wear con Fabian Cancellara

Guantes y botines para ciclistas

Aunque no es el asunto principal de este artículo, no podemos terminarlo sin destacar la importancia de mantener calientes la cabeza y las extremidades, por las que podemos perder una gran cantidad de calor amargando o haciendo imposible una ruta invernal.

Para mantener las manos calientes y secas, no hay más remedio que usar guantes. Y, cuando hace frío o llueve, lo más recomendable es seguir contando con guantes equipados con membranas que nos protejan del viento o de la lluvia, según el caso, pero con una buena transpirabilidad, para evitar la incómoda sensación de calor y sudoración excesiva.

Imagen: Guantes Gore M WS Thermo Ver ficha

Para no sufrir con los pies, las mejores opciones son unas buenas zapatillas de invierno o un cubrezapatillas de buena calidad

Imagen: Cubrezapatillas Gore C5 Windstopper Ver ficha

Y, para asegurar el confort invernal en la cabeza y el cuello, hay un amplio surtido de gorros, máscaras y tubulares que explicamos en este vídeo sobre Cómo protegerse del frío en bici: cabeza y cuello.

Como habréis visto, hay muchas opciones para hacer frente a las adversidades meteorológicas y seguir disfrutando del ciclismo todo el año. Encontraréis asesoramiento profesional y el mayor surtido de las mejores marcas en las tiendas Mammoth y en mammothbikes.com

Otros artículos y vídeos relacionados