Frenos de disco en bicis de carretera: Ventajas e inconvenientes

La intensa polémica que surgió cuando aparecieron se va diluyendo poco a poco y, entre los aficionados, ya son mayoría los que optan por los frenos de disco cuando cambian de bici de carretera. Vamos a analizar por qué.

Frenos de disco en bicis de carretera

Salvando las distancias de sus distintos usos, esta misma polémica se produjo cuando llegaron los frenos de disco a las bicis de montaña y a las de ciclocross, y, hoy día, es indiscutible su uso en ambas disciplinas. Respetando las opiniones personales de cada ciclista, que, al final, son lo más importante para la elección de cada uno, desde Mammoth siempre nos hemos pronunciado a favor de los frenos de disco en carretera, considerando las ventajas que tienen. Hay algunos aspectos favorables a los frenos de zapata, pero son más las ventajas de los de disco y por eso se está inclinando la balanza hacia estos. Además, las marcas más importantes se han posicionado de forma inequívoca, apostando definitivamente por los frenos de disco en bicis racing, gran fondo, gravel e incluso en las Aero, con un trabajo de integración excelente y la vista puesta en otros aspectos como la ligereza y la seguridad, donde se están dando avances importantes. Vamos a analizar sus ventajas e inconvenientes.

Ventajas de los frenos de disco en bicis de carretera

El disco se impone claramente en todo lo relacionado con la calidad de frenada. Repasamos sus ventajas más importantes:

  • Necesitan mucha menos fuerza para frenar, sobre todo los frenos hidráulicos, evitando la fatiga de las manos y antebrazos en bajadas prolongadas.
  • Modulan mejor la frenada y alcanzan más potencia, lo que aporta también mayor seguridad, sobre todo a los aficionados, con menos técnica de conducción en bajada.
  • Mantienen su capacidad de frenada con lluvia o humedad, que es el punto más débil de todos los frenos de zapata, pues pierden gran parte de su frenada en estas situaciones, con el peligro que supone para la conducción.
  • Permiten seguir frenando aunque se descentre el aro por un golpe o caída, algo que, en los de zapata, nos obliga a abrir los puentes del freno para evitar que la rueda se frene.
  • Evitan el aumento de temperatura que produce el roce de las zapatas y que puede provocar daños en los aros y los neumáticos.
  • Liberan de la pista de frenado a las llantas, haciendo posible el diseño de llantas más ligeras y aerodinámicas, sobre todo en fibra de carbono.
  • Permiten neumáticos más anchos, con las ventajas que esto supone de velocidad, confort y seguridad, como vimos en el artículo sobre Ancho de los neumáticos de carretera.

Inconvenientes de los frenos de disco en carretera

En este capítulo vamos a analizar los argumentos que nos podrían disuadir de la opción de los frenos de disco, según las prioridades que busquemos.

  • El mayor peso de los frenos de disco, es el argumento más utilizado por sus detractores. Aunque las diferencias se van reduciendo, aún está en torno a los 300 – 400 gr. según las gamas. Pero, para el cálculo total de esta diferencia, habría que analizar otros componentes, como las llantas y los cierres de rueda, pues la ausencia de la pista de frenado permite hacer llantas más ligeras, pero por contra, para ganar rigidez y resistencia a las fuerzas de frenado, los cierres suelen ser pasantes de mayor tamaño.
  • La aerodinámica es otro argumento reiterado y la diferencia era notable en los primeros frenos de disco, que eran versiones adaptadas de los de MTB y la aerodinámica no era una de sus prioridades. Pero ya se han diseñado frenos específicos para bicis de carretera, partiendo de cero, y han conseguido integrarlos de tal manera que hoy se montan en bicis Aero sin penalización. En las bicis de gama alta, solo con vientos laterales la diferencia podría ser significativa, como ocurre con las ruedas de perfil.
  • La facilidad de montaje y desmontaje de las ruedas también puede ser un inconveniente, aunque entendemos que solo en competición. Para un aficionado que está de ruta o entrenando, no creemos que sea significativo ese tiempo. Por nuestra propia experiencia, la diferencia más importante, más que en el sistema de cierre, está en posibles problemas con la alineación de las pinzas de freno, como veremos en el siguiente apartado.
  • El mantenimiento de los frenos a la llanta sigue siendo más sencillo y económico. Aunque los que llevamos mucho tiempo usándolos en las bicis de MTB y algunos años en carretera, sabemos que es menos complicado de lo que puede parecer, y que son más los problemas que pueden dar de alineación y roces, que los propios de mantenimiento. Sobre todo en las bicis o frenos más económicos, en los que los soportes pueden no estar perfectamente alineados.
  • La peligrosidad en caso de caída masiva es uno de los aspectos más debatidos. Y, como en todos los debates acalorados, encontramos juicios precipitados, como ocurrió en algunas de las lesiones o heridas mediáticas atribuidas a los frenos de disco, en los que quedó en entredicho que fuera por estos, e incluso se demostrara claramente que no, en algunos casos. En cualquier caso, creemos que la seguridad de los ciclistas tiene que prevalecer sobre cualquier otro argumento y es tarea de los fabricantes garantizar que su uso no suponga mayor riesgo para los ciclistas que el resto de los componentes de la bici, o menos incluso.
Frenos de disco en bicis de carretera

Conclusiones ¿Freno de disco o de zapata para carretera?

Los aficionados ya se han pronunciado y, como dijimos al principio, eligen mayoritariamente bicis con freno de disco cuando la renuevan. Desde nuestra opinión, las ventajas que ofrecen superan ampliamente los inconvenientes y su avance es inevitable, de tal forma que este debate estará totalmente obsoleto dentro de pocos años.

Solo en el caso de los ciclistas que compiten, algunos de los inconvenientes que hemos citado pueden tener peso suficiente para seguir optando por frenos a la llanta, como el peso, la menor facilidad de montaje, los problemas de alineación o la seguridad. Y es cuestión de las marcas resolver estos inconvenientes definitivamente, para que ellos también se decanten por los discos.

La industria tiene la necesidad y la obligación de ir proponiendo avances, pero somos los usuarios los que finalmente decidimos. Como pasó con las ruedas de 29” en MTB, al margen del marketing obligado, porque las empresas sobreviven vendiendo, obviamente, los aficionados nos hemos decantado por estas novedades después de probarlas y ya es imparable su consolidación. Algo que no siempre ocurre, pues hay fracasos sonados como pudieron ser los mandos duales o invertidos para MTB o los primeros platos ovalados Biopace, a pesar de que los lanzó el poderoso Shimano.

A pesar de lo dicho, los actuales poseedores de bicis de carretera con frenos a la llanta o los nuevos compradores que optéis por ellas, podéis estar tranquilos porque ambos tipos de freno seguirán conviviendo aún durante años, garantizando los repuestos. Si satisfacen vuestras necesidades, estáis a gusto con ellas y no queréis cambiar, seguid disfrutándolas. Ya llegará el momento.

En las tiendas Mammoth o en  mammothbikes.com podréis ver el mayor surtido de bicis de carretera con ambos sistema de freno de las mejores marcas y de todas las gamas de precio. Y siempre con el mejor asesoramiento profesional para acertar en vuestra elección.

 

Más información en otros artículos y vídeos relacionados: