10 consejos para tus rutas nocturnas en bici

Muchos ciclistas se resisten a montar de noche, porque piensan que es incómodo o peligroso, pero, con una buena planificación y los medios adecuados, las salidas nocturnas son seguras y una experiencia sorprendente, casi mágica y muy adictiva.

Es muy diferente desplazarse en bici en un entorno urbano iluminado que circular por vías rápidas interurbanas con tráfico o hacer rutas de MTB o Gravel por la montaña. Todas pueden llegar a ser muy gratificantes alargando las horas útiles para montar en bici, bien por necesidad o por puro placer. Pero, sin ninguna duda, la experiencia con más encanto, la que más os sorprenderá y atrapará serán las rutas nocturnas en la naturaleza, con las bicis de montaña o las de Gravel. Comprobaréis que los caminos y pistas habituales se transforman en parajes difíciles de reconocer, que las subidas y bajadas técnicas requieren mayor atención y que vuestros sentidos se agudizan recibiendo estímulos sonoros que pasan totalmente desapercibidos durante el día, sobre todo de la nutrida fauna nocturna. En definitiva, viviréis una experiencia totalmente distinta.

Y, para que vuestras rutas nocturnas en bici sean seguras y muy satisfactorias, os vamos a dar unos consejos, que son fruto de nuestra experiencia acumulada. La mayoría son válidos para todas las situaciones y otros son específicos para entornos concretos.

  1. Hazte visible

Es el primer consejo y el más importante, sobre todo en vías compartidas con vehículos a motor, pues hay mucho en juego y nosotros somos la parte débil en caso de un siniestro y los que nos jugamos incluso la vida. Debemos cumplir, como mínimo, la normativa legal de cada país, para equipar nuestra bici con elementos de iluminación y visibilidad.

Concretamente, en España, el Reglamento General de Vehículos modificado por el Real Decreto 339/2014, de 9 de mayo, nos indica que, para circular de noche (entre la salida y la puesta del sol), por túneles o cuando se reduzca la visibilidad por las condiciones meteorológicas o cualquier otro motivo, es obligatorio llevar:

  • Luz blanca de posición delantera
  • Luz roja de posición trasera que, aunque el reglamento cita como fija, una directiva de la Dirección General de Tráfico permite llevar intermitente para aumentar la seguridad de los ciclistas.
  • Catadióptrico rojo trasero no triangular, aunque llevemos luz trasera, para mantener la visibilidad siempre.
  • Una prenda reflectante cuando circulemos por vías interurbanas. En vías urbanas no es obligatorio, salvo que la normativa del municipio sea más estricta, pero es muy recomendable. No tiene que ser necesariamente un chaleco, aunque es la prenda más recomendable en vías de tráfico compartidas.

Y, aunque no son obligatorios, también recomienda los elementos reflectantes amarillos en ruedas y pedales.

En la siguiente infografía tenéis ilustrados todos estos elementos:

Y podéis profundizar más en su conocimiento en este vídeo sobre la visibilidad en bici:

  1. Elige las luces adecuadas

Tanto para hacernos visibles como para tener la iluminación necesaria para circular con seguridad y comodidad, es muy importante elegir bien las luces en función del entorno y el uso que le vamos a dar. Afortunadamente, las nuevas tecnologías han revolucionado la iluminación deportiva y nos permiten practicar el ciclismo nocturno en cualquier situación.

Si solo pretendemos hacernos ver en vías urbanas con iluminación, unas luces económicas, combinadas con los otros elementos de visibilidad que hemos visto en el anterior consejo, serán suficientes.

Si queremos hacer recorridos por vías interurbanas o rutas nocturnas por campo y montaña, además de conseguir la máxima visibilidad posible, tenemos que equiparnos con una fuente de luz con la potencia adecuada para conducir de forma segura y con autonomía suficiente para el tiempo estimado de nuestra salida.

Profundizamos ampliamente sobre las luces en este otro artículo de lectura muy recomendable, en el que os explicamos Cómo elegir luces para ciclismo y en este vídeo sobre el mismo tema:

  1. Comprueba la calidad y la autonomía de las luces

Es obligado comprobar el funcionamiento y la calidad de las luces, así como la autonomía de las baterías, antes de aventurarnos en una ruta. Como os explicamos en el artículo cuya lectura os hemos recomendado en el consejo número 2, los fabricantes no siempre dan información veraz de la capacidad de sus luces y de la autonomía de las baterías, que depende de múltiples factores. Haced pruebas de todos los componentes, para poder planificar correctamente lo que vais a necesitar en las salidas y evitar sorpresas fatales. La autonomía se puede alargar adaptando la intensidad al tipo de terreno. En subidas o pistas amplias, podremos reducir la intensidad de los focos, reservando las máximas potencias para bajadas rápidas o zonas técnicas que requieran de la mejor visibilidad posible.

  1. Lleva luces de repuesto

Quedarte sin luz en medio del monte o en una carretera es una experiencia realmente desagradable y peligrosa. En el mejor de los casos, si vas acompañado, podrás aprovechar el halo de luz de los compañeros y, aunque es muy incómodo, podrás acabar la ruta con ellos. Pero, si vas solo, tendrás que continuar andando o a velocidades muy reducidas, aunque vayas pedaleando. Para evitar riesgos, es muy aconsejable llevar un foco de repuesto, que puede ser de menor potencia. Y una buena opción es llevarlo en el casco, porque puede cumplir tres funciones:

  • Luz de repuesto, si falla la principal.
  • Luz complementaria en zonas muy técnicas o reviradas, para iluminar las curvas a las que no llegue el foco principal, antes de girar la dirección.
  • Luz auxiliar para utilizar cuando nos bajamos de la bici, para lectura de mapas, reparaciones, etc..

También es mejor llevar una batería de más, aunque pensemos que no nos va a hacer falta. Nos será muy útil si se alarga la ruta inesperadamente o si falla algunas de las que tenemos previsto utilizar.

Hay que minimizar todo lo que sea posible el riesgo de quedarnos sin luz.

Specialized Flux 800 Headlight

  1. Utiliza gafas

Aunque circules de noche, las gafas siendo siendo imprescindibles para proteger los ojos del viento, el polvo, las salpicaduras, los insectos y multitud de partículas que pueden salir proyectadas de nuestras ruedas o de las de nuestros acompañantes. Y las lentes deberían ser de categoría 0, preferiblemente transparentes, pues son las únicas que no reducirán aún más la escasa luz que llega a nuestros ojos de noche. Encontrarás información detallada sobre las categorías de las lentes y las indicadas para cada uso en este otro artículo sobre Cómo elegir unas gafas de ciclismo.

Gafas Scott Shield

  1. Lleva alguna capa de ropa adicional

Por la noche baja la temperatura y, además, la sensación térmica es inferior a la que podrías tener durante el día con la misma temperatura, al no haber luz solar y ser el viento más frío. No tomes como referencia la ropa que llevas en rutas diurnas, y añade una capa adicional de protección: un cortavientos o un chaleco y unos manguitos, te pueden venir muy bien, incluso en pleno verano. Es mejor llevarlo en la mochila sin usar, que pasar un mal rato por el frío deseando acabar la ruta.

  1. Equípate con los accesorios esenciales

En las rutas nocturnas, es aún más conveniente que lleves todo lo necesario para cubrir tus necesidades y resolver posibles averías, pues será mucho más difícil que te encuentres con otros ciclistas que te echen una mano. Es imprescindible que, aparte del agua y la nutrición, lleves el móvil con la batería a plena carga y las herramientas y repuestos básicos que detallamos en este otro artículo sobre los 10 accesorios esenciales para salidas en bici. Sobre todo, los 5 imprescindibles que aparecen en la siguiente infografía:

  1. Planifica previamente los recorridos

Salvo que sea inevitable, te aconsejamos hacer recorridos conocidos previamente y planificados con antelación, también cuando se trate de recorridos urbanos o de carretera. En cualquier caso y aunque el recorrido sea conocido, en cuanto salgas de tu entorno más cercano, siempre es recomendable llevar un dispositivo GPS con un track precargado que nos asista en la navegación. Por la noche puede llegar a ser difícil orientarse e identificar los recorridos, sobre todo si se complican con inclemencias meteorológicas.

  1. Aumenta progresivamente la dificultad

Como en cualquier actividad deportiva o de aventura, te aconsejamos que vayas avanzando poco a poco en el nivel físico y técnico de los recorridos. Comienza a familiarizarte con el uso del GPS en modo nocturno y con las sensaciones de montar en bici de noche.

Estas primeras salidas te servirán también para chequear el equipo y para comprobar si echas en falta o te sobra algo. Cuando te sientas cómodo y seguro de lo que estás haciendo, seguramente querrás llegar más lejos y hasta te plantearás algún reto ambicioso con tramos nocturnos, como la Non Stop Madrid-Lisboa, que tan gratas experiencias nos ha traído a nosotros.

  1. Mejor en compañía

Evita salir solo de noche fuera del casco urbano, porque, como ya hemos comentado con las averías, es muy difícil que te cruces con gente que pueda ayudarte, en caso de necesidad o accidente. Y es más difícil localizarte, si fuera necesario. Además, estas experiencias se disfrutan mucho más en grupo, pues las cosas buenas son doblemente buenas al compartirlas y, cuando surgen problemas, se afrontan mucho mejor acompañados.

En todos los casos, es conveniente que informes a familiares o amigos del recorrido que vas a hacer, sea solo o acompañado. Siempre es mejor que alguien conozca y acote la zona por la que te vas a mover, para casos de emergencia. Y, cuando sea posible, utiliza alguna de las muchas tecnologías que los modernos dispositivos y smartphones ponen a nuestra disposición para tener mayor seguridad en nuestras salidas y estar localizado.

Si no tienes más remedio que salir solo o quieres hacerlo así, te recomendamos ver este vídeo en el que os damos algunos consejos para salir solo en bici con seguridad.

Esperamos que, con estos consejos, os hayáis animado a montar de noche y a descubrir otra cara distinta del ciclismo y de los caminos, que se transforman en algo totalmente distinto con la oscuridad.

Encontraréis el mejor asesoramiento y un gran surtido para elegir las mejores luces y accesorios para ciclismo en las tiendas Mammoth y en mammothbikes.com

Más información en otros artículos y vídeos relacionados: