Cómo elegir un rodillo de ciclismo

Los rodillos y bicis de ciclismo indoor nos permiten entrenar sin limitaciones por la falta de tiempo o las inclemencias meteorológicas. Y hay multitud de modelos, desde los clásicos de rulos, hasta sofisticados entornos de realidad virtual.

Cómo elegir un rodillo de ciclismo

La evolución tecnológica también ha llegado a los dispositivos para la práctica de ciclismo de interior, mejorando diseños y materiales y, sobre todo, incorporando la conectividad. En este artículo, vamos a analizar los tipos de rodillos y las claves para elegir el más adecuado. Al final, también os daremos unos consejos para su uso.

Tipos de rodillos

Hay una gran variedad de opciones y modelos que se adaptan a todo tipo de presupuestos y necesidades. Los vamos a ordenar cronológicamente, por su fecha de aparición, explicando las características más importantes de cada uno de ellos.

Rodillos de rulos

Comenzamos con el tradicional de rulos o equilibrio. Son los rodillos más sencillos, en cuanto a construcción se refiere. Constan de tres cilindros sobre una estructura metálica o de plástico y una correa para el giro solidario de los cilindros. Pero, a la hora de pedalear, son los más complejos. Necesitaremos una breve etapa de aprendizaje y al no fijar la bici en ningún punto, tendremos que estar más concentrados en nuestro pedaleo. Los más sencillos no ofrecen resistencia y el mayor o menor esfuerzo se consigue con los desarrollos de la propia bici. Actualmente, los hay con resistencia e incluso inteligentes como el resto de tipos que vamos a ver. Este tipo de rodillos nos exige trabajar no solo con las piernas, sino también con nuestro core, es decir, la zona abdominal. Por lo que, a nivel muscular, sus beneficios serán más parecidos a la práctica real. Además, lo podremos usar con cualquier bici, tanto de montaña como de carretera y al no tener que fijarla sobre el cuadro, este no sufrirá nada. Si os decidís por estos rodillos, os pueden ayudar los consejos que damos en este vídeo sobre Cómo entrenar con rodillos de rulos.

Rodillos de rulos

Rodillos a la rueda

El segundo tipo y el más popular es el rodillo fijo o a la rueda. Son muy sencillos de usar, pues solo hay que sujetar la bici con el eje de la rueda trasera y calzar la delantera para compensar la diferencia de altura. Las marcas suministran los calzos apropiados. Se basan en un cilindro, sobre el que apoya y gira la rueda trasera, con resistencia variable. Tanto en este como en el resto de los tipos de rodillo, el freno o resistencia al giro se puede obtener, según las gamas, con tres tecnologías:

  • Tensor por rozamiento, que usan los más sencillos
  • Resistencia magnética
  • Resistencia con fluidos.

También hay modelos híbridos que combinan la resistencia magnética con los fluidos.

Con estos rodillos tendremos entrenamientos más intensos y podremos desarrollar mayor potencia que con los de rulos, emulando mejor los desniveles. Son los rodillos que parten de un precio más económico y se pueden usar tanto con bicis de carretera como de montaña. Pero es muy recomendable usar cubiertas especiales para rodillo, que consiguen reducir la sonoridad y aumentar la duración. Las cubiertas normales sufren un desgaste intenso usándolas con el rodillo. Y las cubiertas con tacos, especialmente las de montaña, producen un nivel de ruido bastante alto.

Un aspecto importante a tener en cuenta es la compatibilidad de los cierres con nuestros bujes. Los más modernos, suelen ofrecer adaptadores para usar con todos los sistemas de buje, desde los cierres rápidos hasta los ejes pasantes con medidas Boost. Pero no siempre los traen de serie y cabe la posibilidad de que los tengamos que pedir adicionalmente. En las tiendas especializadas, encontraréis asesoramiento al comprar el rodillo.

rodillos fijos

Rodillos de transmisión directa

Son los más recientes. En estos, se quita la rueda trasera y el rodillo se conecta directamente a la transmisión de la bici. Ya no hay cubierta en rozamiento y esto supone dos grandes mejoras: el ruido producido es mínimo comparado con los otros sistemas y no existe desgaste de la cubierta. Admiten volantes de inercia más grandes, lo que permite alcanzar más potencia para aplicar resistencia y simular pendientes con grandes porcentajes de desnivel. Y, también, ofrece sensaciones de pedaleo que se acercan más a las reales. Para montar nuestra bici, tendremos que tener en cuenta tanto el eje que use como la transmisión, ya que tendrá que ser del mismo tipo y número de velocidades. No todos los rodillos incluyen los adaptadores y el cassette, tenedlo presente.

Rodillos de transmisión directa

Bicicletas de ciclo indoor

El auge del spinning en los ginmasios supuso una gran evolución en las clásicas bicis estáticas, bastante lejanas de las sensaciones reales del ciclismo, y la oferta de producto aumentó vertiginosamente, con bicis de excelente calidad y gran capacidad de ajuste para adaptar sus medidas al ciclista. Pero la auténtica revolución vino con las smart bikes, que incorporan conectividad con todo tipo de sensores y conexión con los simuladores de ciclismo virtual, como ocurre con los rodillos inteligentes. Con estas bicis conseguimos sensaciones muy reales y están siempre listas para empezar a pedalear, sin ningún tipo de montaje y con el nivel de ruidos más bajo del comparativo. Su único inconveniente es el espacio que ocupan. Pero, teniendo sitio libre para ellas, son una excelente opción para realizar ejercicios de ciclismo de cualquier nivel o sesiones virtuales de spinning.

Bicicletas de ciclo indoor

Rodillos y bicis inteligentes

De todos estos tipos de rodillo y bicis de interior podemos encontrar modelos interactivos o inteligentes. Son los que cuentan con conectividad mediante sensores ANT+ y Bluetooth, para conectarlos a simuladores virtuales, como Bkool o Zwift, por citar los más extendidos, que nos abren la ventana a un infinito mundo virtual. Han sido una auténtica revolución convirtiendo las tediosas sesiones de rodillo en experiencias adictivas, que son mucho más que la alternativa para cuando no podemos montar en el exterior. Sin salir de casa, nos permiten:

  • Disfrutar de rutas con imágenes reales o virtuales de todo el mundo.
  • Competir con otros ciclistas en tiempo real.
  • Planificar programar y controlar entrenamientos de cualquier nivel.

Los más completos, llegan a recrear entornos completos como el de Wahoo que podemos ver en la siguiente ilustración. Además de controlar la resistencia según el perfil del recorrido, simula la inclinación de la bici en función del desnivel con el dispositivo Wahoo Kickr Climb. Y, acercándose aún más a las sensaciones de ciclismo real, encontramos el rodillo Oreka O2, que emula una gran cinta de correr en la que podemos rodar con nuestra bici, como si estuviéramos en el exterior, con conexión a los simuladores virtuales más extendidos. No obstante, por el espacio necesario y el precio de adquisición, es un producto destinado a profesionales y ciclistas muy exigentes.

Sistema Wahoo Kickrr Sistema Wahoo Kickr

Qué rodillo elegir

Ya hemos visto los tipos de rodillo y sus principales características. A la hora de elegir el más adecuado para nosotros, tendremos que tener en cuenta varios factores. A continuación, diseñamos una hoja de ruta que os ayude en la elección.

Ruido

Es un factor determinante, pues puede limitarnos mucho el horario de uso. Si lo vamos a usar con vecinos próximos y/o con personas compartiendo la vivienda, tendremos que evitar ciertos horarios, salvo que utilicemos los sistemas más silenciosos, que son los rodillos de transmisión directa y las smart bikes. Con el resto, será complicado su uso cuando el resto esté durmiendo o compartiendo la misma estancia.

Espacio

Si tenemos problemas de espacio, lo recomendable es elegir rodillos plegables, que nos permiten guardarlos al terminar, dejando el espacio libre. Los rodillos a la rueda, son los que menos abultan plegados. Y, probablemente, tendremos que descartar las smart bikes, los rodillos de rulos que no sean plegables o soluciones como el Oreka O2.

Conectividad

Si vamos a hacer un uso regular del rodillo, consideramos importante que sea inteligente o, al menos, que tenga la opción de conectar sensores que permitan su conexión a los simuladores virtuales. En estos casos, no habrá un control automático de la resistencia, que tendremos que ir variando nosotros, pero los simuladores registrarán los valores de esos sensores y nos permitirán controlar nuestro entrenamiento y rendimiento. Elite, por ejemplo, nos ofrece la opción de conectar algunos de sus rodillos no inteligentes usando el dispositivo Misuro B+.

Uso del rodillo

Si queremos que la experiencia sea satisfactoria, deberíamos elegir en función de la frecuencia y la intensidad de uso del rodillo, así como de nuestro perfil de ciclista.

Para un uso esporádico o poco exigente, los modelos a la rueda más económicos pueden cubrir nuestras necesidades. Pero si vamos a entrenar con intensidad, con sesiones planificadas de series e intervalos o con fuertes resistencias, tendremos que elegir rodillos con altos niveles de calidad y potencia suficiente para poder emular estas condiciones. Y, si el rodillo va a ser una parte importante de un plan de entrenamiento exigente, optaríamos por rodillos inteligentes, preferiblemente de transmisión directa o smart bikes.

Simulador Bkool Simulador Bkool

Precio

Siempre es un condicionante a la hora de decidir nuestra compra, aunque la inversión tendría que ser coherente con el uso que pensamos dar al rodillo, como hemos recomendado en el apartado anterior. A modo de orientación, vamos a ver los tipos de rodillo que encontraremos en cada rango de precios.

  • Entre 100€ y 199, encontraremos modelos de gran calidad, como el Elite Arion de ruloso el Elite Novo Force Elastogel, con sistema a la rueda y uno de los modelos más vendidos de todas las categorías.
  • Entre 200€ y 299€, hay una gran variedad de rodillos de excelente calidad con resistencia magnética, por fluido o mixtos, y opción de conexión con simuladores virtuales. La mayoría aún no los podemos considerar rodillos inteligentes, porque no ofrecen la gestión automática de la resistencia y otras funciones avanzadas, aunque nos permiten controlar el rendimiento y planificar sesiones de entrenamiento. Pero justo en el límite superior de este rango, cabe destacar el Tacx Flow Smart, que, con un p.v.p. de 299€, se sitúa en el primer escalón de los rodillos inteligentes con una potencia de 800W y compatibilidad con los principales simuladores.
  • A partir de 300€, encontramos ya rodillos inteligentes con una gran variedad de prestaciones y potencias, que tendremos que elegir en función de la intensidad de nuestros entrenamientos, pues de esta dependerá la pendiente máxima que llegarán a simular. En este rango, no podemos dejar de citar el rodillo Zycle Zpro, heredero del legado de los rodillos Bkool, marca española que revolucionó el ciclismo de interior, con su excelente simulador y el primer rodillo inteligente asequible para la mayoría de los ciclistas aficionados.
  • Desde 500€, aproximadamente, aparecen ya los primeros rodillos de transmisión directa. La potencia nominal de estos y otros detalles técnicos y de calidad marcarán la diferencia de precios. Los modelos de gama más alta superan los 1000€, nivel en el que encontraremos también las primeras smart bikes. En este rango de precios, el esfuerzo económico es importante, pero los niveles de realismo en las sensaciones, el rendimiento que ofrecen para entrenamientos de alta calidad y el bajísimo nivel de ruido, hacen que, para los aficionados más exigentes, merezca la pena.

Consejos para entrenar con rodillo

Y terminamos recomendando este vídeo en el que damos los consejos más importantes para pedalear en casa de la manera más cómoda, segura y saludable.

Podéis conseguir todos los productos que se han citado en el artículo en las tiendas Mammoth y en nuestra tienda online mammothbikes.com

Rodillo de ciclismo

Más información en otros artículos y vídeos relacionados: