Cómo elegir luces para ciclismo

Las nuevas tecnologías led y la evolución de las baterías han revolucionado el ciclismo nocturno y nos aportan mayor visibilidad y seguridad también de día. Vamos a dar unas pautas para elegir las mejores luces de ciclismo para cada situación.

Cómo elegir luces para ciclismo

Luces para ver o ser visto

La primera cuestión que nos tenemos que plantear para elegir la luces de nuestra bici es si las vamos a usar solo para ser vistos, ya sea de día o de noche en lugares con buena iluminación, o si las queremos para generar nuestra propia iluminación en vías o caminos que carecen de ella.

Si solo pretendemos hacernos ver en vías urbanas con iluminación, unas luces económicas, combinadas con otros elementos de visibilidad igual de importantes, serán suficientes.

Si queremos hacer recorridos por vías interurbanas o rutas nocturnas por campo y montaña, además de conseguir la máxima visibilidad posible, tenemos que equiparnos con una fuente de luz suficientemente potente para conducir de forma segura y con autonomía suficiente para el tiempo estimado de nuestra salida.

Además de las luces, podéis ver un análisis de todos los elementos que debemos usar para hacernos visibles y cumplir la normativa legal al final del artículo y en este vídeo sobre la visibilidad en bici.

Potencia: el lumen

Un lumen (lm) es la unidad del Sistema Internacional de Medidas que mide el flujo luminoso emitido por una fuente de luz, y es la que utilizan casi todos los fabricantes de focos y linternas para expresar la capacidad de sus dispositivos. Nos permite una primera aproximación para elegir nuestras luces, pero hay que tener en cuenta otros factores que influyen en el resultado final y algunas consideraciones.

La primera es que, lamentablemente, los fabricantes no utilizan un único sistema estándar para calcular los lúmenes de las luces para bicicleta, por lo que no siempre podemos comparar estas cifras, sin más referencias. Nos podemos encontrar con que una luz con 1.000 lúmenes declarados, da más luz que otra con muchos más. Aunque no podemos generalizar, lo habitual es que las marcas de mayor prestigio sean más escrupulosas y exigentes a la hora de medir y comunicar la capacidad de sus luces.

También influyen notablemente en la calidad y funcionalidad de un foco el ángulo de salida de la fuente de luz y el alcance, factores en los que inciden de forma importante el proyector o reflector que rodea la fuente de luz, la lente y el número de leds.

Las bombillas halógenas, prácticamente, han desaparecido en los dispositivos de iluminación, engullidas por la tecnología led que reduce de forma espectacular el consumo para conseguir la misma luminosidad. Descartamos por tanto estos dispositivos halógenos que solo vamos a encontrar en productos muy económicos, a día de hoy.

Cómo elegir luces para ciclismo

Baterías y autonomía

Las pilas y baterías de las luces de ciclismo son tan importantes como los propios focos, pues son las que nos dan la autonomía necesaria para nuestra movilidad en bici, que se ha visto muy mejorada con el uso de leds con muy bajo consumo.

En las luces traseras y delanteras menos potentes, destinadas a darnos visibilidad en buenas condiciones, se suelen usar pilas convencionales y de botón, en el caso de las más minimalistas, o pilas internas recargables mediante puerto USB. Como los requerimientos de energía son reducidos, son suficientes y permiten tamaños contenidos y buenas autonomías.

En los focos delanteros para iluminar, se utilizan mayoritariamente baterías recargables de iones de litio (Li-Ion) o de polímero de litio (Li-Po), que son las más eficientes, a día de hoy. Según modelos, las podemos encontrar internas, incorporadas al propio cuerpo del foco, o externas que se conectan mediante cables. Veremos sus ventajas e inconvenientes al analizar los tipos de focos.

La capacidad de las baterías de mide en miliamperios hora (mAh) y define la energía que pueden almacenar. Las baterías de lito más utilizadas son las 18650 con capacidades de entre 1.500 y 3.350 mAh y se utilizan en paquetes de 1 o 2 unidades, cuando se usan integradas en foco, y entre 4 y 6 unidades cuando se usan de forma externa. Se cargan con cargadores estándares y, a título de curiosidad, estas baterías son las que utilizan los famosos coches eléctricos Tesla.

También existen focos alimentados por dinamos que generan la energía con el giro de las ruedas, tanto con el sistema clásico de fricción con las cubiertas, como dispositivos instalados en los bujes que obtienen energía electromagnética del propio giro de la rueda, sin fricción. No obstante, su uso es muy reducido, limitado casi en exclusiva a bicis urbanas, y le dedicaremos un artículo en exclusiva orientado al ciclismo urbano.

Cómo elegir luces para ciclismo

Tipos de focos delanteros para bicis

Una vez que hemos visto los elementos y características más importantes, vamos a ver los tipos de focos delanteros para ciclismo y las potencias en lúmenes recomendadas según su uso.

Descartados los focos de bombillas halógenas, casi en desuso, y centrándonos en los de tecnología led, las dos características que definen sus tipos son el sistema de fijación y la ubicación de las baterías. La mayoría se fijan en el manillar y muchos de ellos se pueden fijar también en el casco. Pero, la integración de las baterías condiciona notablemente las opciones de fijación. Por eso, vamos a clasificar los focos en función de esta característica.

  • Baterías integradas. Aunque este sistema se usaba generalmente en focos poco potentes que utilizaban pilas tradicionales, desechables o recargables, la evolución de las baterías reduciendo tamaños y aumentando su capacidad ha hecho posible que se integren las baterías de litio en focos muy potentes.

    • Ventajas. Simplifican el montaje y nos evitamos los cables. Es el sistema ideal para los focos más sencillos que solo persiguen visibilidad con poco consumo, o focos potentes que no buscan grandes autonomías, sino una potente fuente de luz para rutas cortas de no más de 2 horas.
    • Inconvenientes. Salvo los más pequeños, el aumento de peso los hacen incómodos para utilizarlos en el casco. Por muy potente que sea la batería, si no se puede reemplazar, se reduce la autonomía que no pasa de entre 1,5 y 3 horas para focos potentes, según la intensidad utilizada. Los modelos más sencillos, sobre todo de tipo linterna, suelen llevar una sola batería 18650 y permiten reemplazarla. En focos potentes específicos para bici, solo los modelos más avanzados ofrecen baterías de más capacidad fácilmente reemplazables que podemos llevar con nosotros de repuesto, pero su precio es el más elevado de todos los focos disponibles.
Specialized Flux 1250 Headlight Specialized Flux 1250 Headlight
Cateye Volt 800 Cateye Volt 800
  • Baterías externas.  Es el sistema más utilizado para focos potentes por su versatilidad. Se montan con paquetes de entre 4 y 6 baterías 18650 que se envuelven con fundas que permiten su anclaje al cuadro o guardarlas en mochilas, bidones, etc..

    • Ventajas. Permiten utilizar las mismas baterías con infinidad de modelos de focos, sirviendo para focos de repuesto o sustitución en caso de necesidad, para compartirlas, etc.. Nos permite montar cualquier foco en el casco, con el menor peso posible, ya que la batería la podemos alojar en la mochila, por ejemplo. Y ofrecen autonomías excepcionales. Aunque la capacidad estándar de las baterías que vienen con los focos se mueve entre los 4.000 y 6.000 mAh, con baterías de repuesto puede prolongarse la autonomía para cualquier necesidad y, combinando las baterías 18650 más potentes, podemos conseguir en un solo paquete de 6 más de 20.000 mAh. Para circular de noche sin límites de tiempo ni de potencia.
    • Inconvenientes. El engorro de comunicar mediante cable las baterías y el foco, que será más o menos complejo, según donde la fijemos. Lo habitual es fijarla al cuadro con las fundas que suministran los propios fabricantes y los más cerca posible del foco, para facilitar esta tarea.
TFHPC Bike Light 2200 Lumen TFHPC Bike Light 2200 Lumen

En cuanto a las potencias recomendadas para los focos de ciclismo, os damos un resumen según el tipo de zonas y recorridos y algunos consejos:

  • Zonas urbanas bien iluminadas. Para hacernos visibles, bastará con focos de entre 50 y 100 lúmenes de potencia máxima (siempre combinados con otros elementos de visibilidad).
  • Zonas con iluminación media o deficiente. En estas, o cuando tengamos alguna duda sobre lo que nos vamos a encontrar, os aconsejamos que elevéis la potencia hasta los 200-300 lúmenes, como mínimo.
  • Zonas sin iluminación en las que dependemos de nuestra propia luz. La potencia mínima imprescindible para pistas fáciles y carreteras sería de 400 lúmenes reales, aunque nuestro consejo es que llevéis, por lo menos, entre 800 y 1.000 lúmenes, para ir seguros y cómodos. Cuando se alcanzan velocidades altas, necesitamos que las luces alcancen una distancia suficiente para anticipar curvas o posibles obstáculos.
  • Rutas de MTB técnico. Para recorridos técnicos de montaña, hay que partir de 1.200 lúmenes con un foco de calidad y, si pretendemos bajar trialeras exigentes, tendréis que subir la potencia e, incluso, utilizar dos focos con distintas perspectivas (manillar y casco), para cubrir mayor superficie y con mayor definición del terreno. A día de hoy, se pueden encontrar focos muy potentes que superan con creces los 10.000 lúmenes, aunque tienen el problema de un gran consumo de batería y, por eso, hay que buscar un equilibrio. Si elegís bien, podréis afrontar todo tipo de rutas, casi como si fuera de día y con una gran autonomía.

En cuanto al tipo de anclaje más adecuado para los focos de ciclismo, los de manillar son los más cómodos de llevar, pues trasladamos el peso a la bici y es mucho más fácil manipular sus controles para ir variando la intensidad. Los focos de casco nos permiten una visión más natural, que acompaña a nuestra mirada, y nos iluminan también cuando bajamos de la bici.  Cuando se lleva solo uno, los de manillar son los más utilizados, con diferencia. Pero es bastante habitual y muy recomendable combinar focos de manillar con un foco en el casco. Este último nos sirve para iluminar bien las curvas cerradas o los laterales con solo girar la cabeza de forma natural, nos puede servir como luz de repuesto si falla el principal y como luz auxiliar cuando paramos o para solucionar averías en la bici.

Specialized Flux 800 Headlight Specialized Flux 800 Headlight

La mayoría de los focos tienen varias opciones de potencia para ir adaptándola a las exigencias del recorrido y optimizar la duración de las baterías. Y, los más avanzados tecnológicamente, como el Garmin Varia, ajustan su brillo automáticamente según las condiciones lumínicas, la velocidad y el perfil del ciclista.

Luces traseras para ciclismo

Luces traseras para ciclismo Imagen de Specialized España

Solo se usan para hacernos visibles, pero, seguramente, son el elemento de visibilidad más importante, incluso de día, cuando circulamos por calzadas con tráfico de vehículos a motor. Su uso en carretera ha demostrado que hacen mucho más visibles a los ciclistas para los conductores, siendo un factor muy importante para la prevención de atropellos. Esto ha hecho que, en los últimos años, y con el impulso de la tecnología led, se hayan desarrollado potentes luces traseras para uso diurno que superan los 200 lúmenes en algunos casos.

Podemos dividirlas en dos grandes grupos:

  • Pilotos traseros tradicionales de uso nocturno para zonas bien iluminadas en entornos urbanos y MTB, donde no hay tráfico. Sus potencias habituales suelen estar entre los 5 y los 20 lúmenes y su principal objetivo es alcanzar un compromiso entre visibilidad, ligereza y autonomía, recurriendo incluso a pilas de botón, en muchos modelos.
  • Luces diurnas. Diseñadas para hacer visible al ciclista a plena luz del día desde cientos de metros hasta más de un kilómetro, en el caso de las más potentes. Sus potencias más habituales están entre los 30 y los 100 lúmenes, aunque hay modelos que superan hasta los 200 lúmenes. Todas tienen la opción de potencias más bajas para su uso nocturno, porque, a sus potencias máximas, pueden deslumbrar a los conductores o a otros ciclistas, generando peligro. Las más avanzadas cuenta con sensor de luz ambiente y cambian la intensidad de la luz de forma automática.

Tenemos que citar a Garmin de nuevo como referente tecnológico, por su modelo Radar Varia, que es un sistema de radar que avisa al ciclista de la presencia de vehículos acercándose y, además, integra en el mismo dispositivo una luz trasera de alta intensidad que llega hasta los 68 lúmenes en modo de día. Podéis verlo en acción en este vídeo sobre la Luz Radar Varia RTL 510.

Luces traseras para ciclismo

Normativa legal y consejos finales

Normativa legal

Para equipar nuestra bici con elementos de iluminación y visibilidad, tenemos que tener en cuenta la normativa vigente en cada país. En España, para circular de noche (entre la salida y la puesta del sol) por túneles o cuando se reduzca la visibilidad por las condiciones meteorológicas o cualquier otro motivo, es obligatorio llevar:

  • Luz blanca de posición delantera
  • Luz roja de posición trasera que, aunque el reglamento cita como fija, una directiva de la Dirección General de Tráfico permite llevar intermitente para aumentar la seguridad de los ciclistas.
  • Catadióptrico rojo trasero no triangular, aunque llevemos luz trasera, para mantener la visibilidad si esta falla.
  • En vías interurbanas, también una prenda reflectante.

También cita como recomendables los catadióptricos amarillos en pedales y radios de las ruedas.

Y todos estos elementos tienen que estar homologados según las normas nacionales y de la Unión Europea, que podéis consultar en el Reglamento General de Vehículos modificado por el Real Decreto 339/2014, de 9 de mayo

Tenéis todo esto bien explicado, con más consejos de seguridad, en este vídeo que ya habíamos citado al principio del artículo sobre la visibilidad en bici.

Siendo un asunto importante para nuestra seguridad, no solo una cuestión de diversión o de práctica deportiva, os aconsejamos que no elijáis los productos de iluminación y visibilidad buscando solo el menor precio posible y que intentéis siempre buscar productos homologados que, con toda confianza, encontraréis en los distribuidores autorizados.

 

Por supuesto, encontraréis el mejor asesoramiento y un gran surtido para elegir las mejores luces para ciclismo en las tiendas Mammoth y en mammothbikes.com

Artículos y vídeos relacionados