Beneficios de los pedales automáticos para ciclismo

Aunque el uso de los pedales automáticos se ha generalizado, muchos ciclistas aún se plantean dudas sobre su uso. Vamos a ver sus beneficios, inconvenientes, alternativas y unos consejos para usarlos correctamente.

Mondraker Imagen: Mondraker

Breve historia

Look fue la primera marca que popularizó los pedales automáticos para bicis de carretera en 1984, tras un intento fallido de Cinelli en los 70, y desplazó totalmente a los sistemas de sujeción mediante correas, que, con limitaciones, eran la única solución disponible para optimizar el rendimiento y asegurar el contacto del pie con el pedal. En 1990, Shimano presentó el sistema SPD para bicis de montaña, con un éxito parecido. Posteriormente, otras marcas han desarrollado sistemas alternativos, aumentando la oferta disponible, pero ambas mantienen el liderazgo de ventas en cada uno de esos segmentos, Look en carretera y Shimano en montaña.

Todos los sistemas de pedal automático se basan en una cala sujeta a la zapatilla que encaja en el mecanismo del pedal fijándose firmemente, con la posibilidad de desenganchar o liberar la zapatilla, normalmente, con un pequeño giro del pie.

  • Look Keo 2 Max 2018
  • sistemas de pedal automático

Ventajas de los pedales automáticos

Su uso es indiscutible en las bicis de carretera y masivamente extendido en otras modalidades, a pesar de las dudas que puedan provocar, sobre todo, entre los que se inician. Esto significa que funcionan y aportan beneficios para la mayoría, con las excepciones que luego veremos.

Vamos a repasar las principales ventajas de los pedales automáticos:

  • La sujeción del pie al pedal es perfecta verticalmente, manteniendo un ángulo de libertad angular que podemos variar con distintas opciones.

  • La colocación del pie es siempre la misma, evitando la variación inevitable que tenemos con pedales de plataforma y, aunque en menor medida, también con correas. Si fijamos las calas correctamente, nos aseguramos siempre la postura y apoyo correctos, evitando lesiones por alineaciones incorrectas del pie, la rodilla y la cadera.

  • Se optimiza la transmisión de fuerza al pedalear, mejorando la eficiencia y el rendimiento. También facilitan el llamado pedaleo redondo, ejerciendo fuerza en todas las fases del giro de la biela. Pero esto lo decimos con las debidas reservas, porque las más recientes tendencias de la biomecánica opinan que tirar del pedal en la fase ascendente no aporta mejoras significativas al rendimiento y, sin embargo, puede ser muy lesivo, sobre todo para ciclistas no profesionales que no se han adaptado a esto desde muy jóvenes y con muchas horas de entrenamiento.

  • Aumenta el control de la bici, al fijar un segundo punto de agarre, además del manillar. Esto nos permite mover y levantar la bici con mucha facilidad, simplificando considerablemente ciertas maniobras y realizar saltos moderados, sin tener un nivel técnico alto.

  • Aumenta la seguridad, evitando que perdamos el apoyo del pedal en bajadas, subidas técnicas o en situaciones de mala adherencia, como agua o barro, pero también con cadencias altas de pedaleo.
pedales automáticos

Inconvenientes y precauciones para usar pedales automáticos

Su uso también tiene algunos inconvenientes aunque casi todos los podemos salvar tomando precauciones o medidas adecuadas. Vamos a analizarlos.

1. Requieren de un periodo de adaptación para automatizar las maniobras de enganche y desenganche.

Es un proceso bastante rápido y enseguida conseguimos hacerlo de forma muy rápida e instintiva, y con mayor facilidad que con unos rastrales o punteras. Pero, hasta que llega esto, puede provocarnos alguna caída, sobre todo al parar. La forma de evitarlo es entrenarlas practicando previamente en un entorno controlado y ajustando la dureza de desenganche de la cala al mínimo. Pero os resultará muy fácil siguiendo las indicaciones de este vídeo de nuestro canal de Youtube en el que lo explicamos:

2. Exige una correcta colocación de las calas.

La sujeción del pie que hemos citado como ventaja, se puede volver un inconveniente serio si no ajustamos perfectamente las calas, pudiendo provocar molestias y lesiones. Lo ideal sería que os las colocara un biomecánico, como el resto de ajustes de la bici, pero lo podéis hacer vosotros mismos con los vídeos que tenemos con sendos tutoriales para zapatillas de MTB y carretera:

3. Es necesario usar zapatillas especiales o buscar alternativas para usar calzado de calle no ciclista.
  • En carretera y uso deportivo de MTB, esto no será un problema y hay una enorme variedad de zapatillas para cualquier necesidad.

  • En uso urbano o largas travesías cicloturistas, nos podemos ver obligados a usar calzado de calle, que es incompatible con los pedales automáticos. Para estos casos, sin renunciar a los automáticos, tenemos la opción de los pedales mixtos, que tienen plataforma en una de sus caras, o plataformas desmontables que se acoplan en una de las caras automáticas.
Shimano Pedales XT PD-T8000 Trekking
  • En disciplinas más técnicas como el Enduro y, sobre todo en las más extremas como DH o Dirt, los pedales automáticos limitan la libertad de los pies para ciertas maniobras y los pedales de plataforma son una opción generalizada. Si bien, son pedales especiales con pequeños pines en las plataformas que aportan un agarre excepcional, sobre todo combinados con zapatillas específicas para las que han desarrollado suelas muy blandas que se clavan en estos pines, haciendo imposible que se deslicen sobre los mismos.
pedales automáticos Pedales de Plataforma Specialized Boomslang

Tenéis más información sobre todos los tipos de zapatillas y pedales que hemos citado en los vídeos que enlazamos al final del artículo

¿Para quién son los pedales automáticos?

Vistas sus ventajas e inconvenientes, podemos concluir los perfiles de ciclista o modalidades de ciclismo que más beneficios sacarán a los pedales automáticos y los que menos.

  • Indiscutibles y casi imprescindibles por sus ventajas para bicis de carretera, gravel, ciclocross y MTB de XC/Maratón y Trail. Basta con elegir las zapatillas adecuadas para cada actividad.

  • Los pedales mixtos con plataformas fijas o desmontables, pueden ser una excelente opción para ciclismo urbano, usos combinados o principiantes de otras disciplinas,.

  • Recomendables para la práctica del Enduro no extremo, aunque sujetos a mayor discusión, según preferencias personales. Hay pedales automáticos especiales con amplias base de apoyo para estas disciplinas.

  • Poco utilizados en Enduro extremo y Downhill, donde se imponen los de plataforma o Flats, combinados con zapatillas especiales.

  • Descartados para modalidades Freestyle, donde solo se usan los Flats, pues la libertad total para mover los pies es imprescindible.

En las tiendas Mammoth y en mammothbikes.com, encontraréis y el más amplio surtido de todos los pedales y zapatillas que hemos citado en el artículo.

Y, si queréis más información, la podéis ampliar en estos artículos y vídeos relacionados